Alquiler vacacional

Subvención PEFA 2017
05/05/2017

 

Este verano, hemos visto a muchos turistas españoles y extranjeros que han acudido a municipios del litoral mediterráneo en busca de sol, playa, relax. Y en apartamentos en el que pasar las vacaciones. “El 50% de los 21.400 apartamentos regularizados en Andalucía están en la provincia de Málaga”.

Sin embargo, esta estampa tan deseada por los visitantes,  eclipsa  con frecuencia los efectos no deseados sobre la población local, por la alta concentración de inmuebles destinados exclusivamente al alquiler vacacional.
Desde el inicio de la crisis, el protagonismo de las segundas residencias se ha debilitado,  mientras se ha disparado la utilización turística de viviendas ordinarias en las zonas urbanas de mayor éxito del litoral español. Para el cliente representan un gasto menor  que la adquisición de un apartamento, y permiten cambiar de destino más a menudo.
Para muchos titulares de estas fincas, sean particulares o inversores, acoger turistas permite obtener ingresos rápidos a través de un uso aparentemente reversible. Este progresivo cambio de tendencia se ha visto reforzado además por el boom de portales de alquiler “como Airbnb” y por el aumento del volumen total de turistas que acuden al norte del Mediterráneo a causa de la inestabilidad en destinos de sol y playa directamente competidores.

Las consecuencias de este auge del alquiler vacacional, por un lado es una inflación descontrolada del precio de la vivienda y por otro lado,  España es el país europeo con mayor peso de los pisos de propiedad horizontal, donde los vecinos están más expuestos a las molestias que ocasionan los pisos turísticos.

Por todo ello, resulta muy necesario unificar la legislación de viviendas turísticas en todo el territorio nacional, en las que las viviendas de uso turístico no sean una ventaja competitiva entre un destino y otro, y sobre todo, que quien quiera tener una actividad,  la tenga con una regulación que garantice a los usuarios que esa actividad económica tiene un mínimo de garantía legal.  Las viviendas y alojamientos turísticos deben estar en suelo residencial, contar con el certificado correspondiente de habitabilidad y, contar con un anuncio que cuente con la garantía y verificación de algún canal legítimo, como agencias de viajes homologadas, portales de internet especializados, etcétera.
De esta manera evitara usted posibles estafas que debido a la demanda actual son muy prolíferas.

Departamento de Administración de Fincas Jiménez y Alés Consultores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar